Ese de azuuul...

Cuando me dijeron que vería una película sobre unos monitos azules que viven en un bosque encantado, me dije ¡No mames! ¿Los Pitufos? He de confesar que fui a regañadientes... ¿Quién diablos a mi edad va a ver una puta película para niños? Digo, una cosa es que apenas esté dejando la adolescencia (ja, ja, ja) y otra, muy distinta, es que me lleven a ver una cacería de teletubbies.

Para empezar, a los pocos minutos me di cuenta de que Avatar es muchas cosas, pero no una película sólo para niños. Es laaaaarga (qué rico), costosa (más rico) y se desarrolla súper padre. Me caga cuando me platican o recomiendan una película que me cuenten bien de qué se trata, por eso no acostumbro hacerlo. Baste con decir que la película está sencillamente de huevos. Una historia súper conmovedora, con muchas escenas de acción, escenarios impresionantes (todos generados por computadora) y una nueva tecnología que, quieras o no, resulta sorprendente (en estas épocas en que casi nada sorprende).

Lo más chingón de la película, es que sales con la sensación de haber visto una película importante. No sé, si los críticos (esos que saben de cine, escriben con solemnidad y te mandan a ver películas que te duermen más cañón que un tafil), la vayan a considerar otra película pedorra de efectos especiales y espaciales, no sé si alguien opine que es la versión marciana de Pocahontas, lo que si me queda claro es que, al menos para mí, es como "La Guerra de las Galaxias" de esta generación.

"Avatar... I'm your father...!"

Tomando el pulso

Tic... tic... tic...

De niña, cuando me enfermaba, mi mamá acostumbraba tomarme la temperatura y pedirme que sacara la lengua. Luego me llevaba al médico. Mi papá, en cambio, lo primero que hacía era tomarme el pulso. No sé para qué, supongo que el que hablara le hacía suponer que mi corazoncito seguía latiendo, pero tenía esa costumbre.

Sin embargo, en ese entonces, el que mi papá tomara mi muñeca y con su pulgar y su reloj calculara el ritmo de mi corazoncito, no sólo le ayudaba a mal diagnosticarme, sino que, magicamente, me provocaba una notable mejoría. Yo pensaba que ese toque prodigioso era suficiente para evitar cualquier enfermedad.

Ahora... ¿De qué se enferma un Blog? ¿Qué lo mata?

¿La ausencia?...
¿Las lagunas cada vez más prolongadas?
¿El silencio?
¿La monotonía?
¿La falta de creatividad?
¿La arrogancia?
¿La falta de talento?
¿El aburrimiento?

No lo sé... a veces creo que abandono tanto este changarro que un día voy a regresar y voy a encontrar que están velándolo en medio de cirios pascuales... Afortunadamente están ustedes con sus muchos pulgares disfrazados de ojos y de comentarios...

¡Gracias por tomarle el pulso a este humilde blogesito!

Gracias de veras y felices fiestas...

Usa protector solar

No andaba muerta andaba de parranda

Agua pasada



Lo peor del amor cuando termina
son las habitaciones ventiladas,
el solo de pijamas con sordina,
la adrenalina en camas separadas.

Lo malo del después son los despojos
que embalsaman los pájaros del sueño,
los móviles que insultan con los ojos,
el sistole sin diástole ni dueño.

Lo atroz es no querer saber quién eres,
agua pasada, tierra quemada,
que dé igual esperarte o que me esperes,
que no seas tú entre todas las mujeres,
que la cuenta está saldada.

Las canciones de amor que no quisiste
andan rodando ya por las aceras,
las tocan las orquestas de los tristes
pa que baile don nadie con cualquiera.

Las maletas que llegan sin tu ropa
giran perdidas por los aeropuertos,
la pasión cuando pasa es una coopa
de sangre desangrada en el mar muerto.

Remendar las virtudes veniales,
condenar a galeras los archivos,
cuando al punto final de los finales
no le siguen dos puntos suspensivos.

Peor es no saber quién quién eres,
agua pasada, tierra quemada,
que dé igual esperarte o que me esperes,
que no seas tú entre todas las mujeres,
que la cuenta está saldada.

El asterisco


No he de negar que lo haya intentado, pero aunque me unte completito un tubo de lubricante o trate de concentrarme en la idea de que después del dolor viene lo bueno, sencillamente no logro hacer que pase. Cuando lo intento, siento que me van a partir en dos y me pongo a gritar como si me estuvieran matando. En su momento y con la esperanza de darle gusto a un viejo amor, llegué a tratar. Pensé que, con paciencia, podría encontrarle la maña. La neta es que no; apenas siento que va abriéndose camino y me vienen unos dolores insoportables. Ya me hice a la idea de que, aunque hacerlo sería muy rentable en mi oficio y placentero para mi pareja, esto es algo que no entrará en el repertorio de mis servicios ni de mis placeres.

El Rey (tercera y última parte)


Por eso, la repisa principal de mi armario, alberga mi nutrida colección de juguetitos, a la que ayer llegó un habitante nuevo. Un aparato difícil de conseguir, pero de efectos proigiosos. Me lo regaló un cliente a cambio de que le presentara a Gina. Gustosas las dos fuimos a atenderlo en pareja y salimos encantadas con nuestro hermoso regalo.

Es un aparato asombroso como de unos diez kilos de peso y de no más de 30 centímetros de alzada. Parece una especie de silla de montar o como uno de esos toros mecánicos de los rodeos. A mitad de la silla, sobresale la punta de un aditamento de goma y látex, de unos 20 cm y con la forma de un suculento pene.

Cuando te sientas en él (con el aditamento en la vagina) el aparato comienza a vibrar y a realizar, simultáneamente, movimientos circulares. La vibración es firme y consistente. Unas telitas de silicón (en la base del aditamento) rodean tus labios y, al vibrar papalotean, estimulado el clítoris desde afuera (como si fueran lengüetazos). En tanto, los giros que da el aparatito dentro de ti, alcanzan el punto G. La intensidad de los movimientos, tanto vibratorio como circular, las regulas con un control remoto. El orgasmo que esa madre provoca es una experiencia única. Estoy fascinada, tal vez enamorada. Sin duda, hay un nuevo consentido en la repisa. Qué digo consentido: ¡El Rey!

Besitos
Fernanda, siempre
¿Quieres verlo funcionando? CLIC AQUÍ O AQUÍ TAMBIÉN
(OJO: PELIGRO DE XXX. No lo vayan a abrir en el trabajo o con más gente cerca, no les vaya a pasar lo que a LECTOR FRECUENTE)

El Rey (segunda parte)


Un día un cuate me visitó con la intención de hacer travesuras y, al ayudarme a bajar una película tres equis que tenía bien guardadita en aquella repisa, se encontró de frente con un tremendo pene azul, flexible, transparente y tres velocidades, que comenzó a zarandear frente a mi cara, muerto de risa y quejándose de que casi se saca un ojo con ese “consolador”. Me choca el término consolador. ¿Consuelo? ¡Que se lo den a las viudas! Yo no tengo juguetes porque necesite ser consolada, sino porque soy una mujer independiente a la que le gusta disfrutar su cuerpo, su sexualidad y de los orgasmos que puedo procurarme. Me enorgullezco de mi colección de juguetitos y, desde luego, del gusto que me han dado. Buena parte de ellos me los han llevado clientes generosos, que me los regalan como trofeo de lo vivido.

Yo, los recomiendo ampliamente. Quienes no los han probado, no saben de lo que se están perdiendo. Aunque a la hora de la verdad, todas sepamos que no hay nada como el sexo con otro ser humano para dejarnos satisfechas física y emocionalmente, no siempre hay cerca un buen samaritano (o samaritana) con el que quieras darte una desfogada y que además te corresponda, además, es muy placentero hacerse el amor a una misma por el puro gusto de hacerlo: consentirte, desearte, dedearte, explorarte, atenderte. Después de todo: ¿Puede alguien quererte y conocerte más que tú misma?

El Rey (primera parte)


Vienen en empaques, tamaños, grosores, velocidades, bifurcaciones, pesos, texturas, formas y colores surtidos. Para encontrarlos, debes buscar en lugares con poca luz (al fondo de algún cajón o en los anaqueles de tienditas con acceso restringido). Los usamos las solteras, las casadas, las viudas y las divorciadas. No importa la edad, profesión u orientación sexual. Los usamos las niñitas fresas, las reventadas, las roqueras, las guapachosas, así como las tías, las hermanas, las mamás y uno que otro muchachón de orientación distraída. Muchas los usan, pero muy pocas reconocen que los tienen. Son verdaderos generadores de felicidad, con pilas alcalinas.


Así es: En materia sexual, me declaro coleccionista de toda clase de juguetes y aparatitos. No me avergüenzan, de hecho, si no fuera por no robarle ni un minuto de inocencia a algún menor de edad que visitara mi casa, los tendría en una vitrina, a mitad de mi sala y, de ser posible, con una placa o inscripción que celebrara las hazañas de cada uno. Todos, sin embargo, ocupan la discreta (pero principal) repisa superior de mi armario. Allí, están perfectamente ordenados, clasificados y cuidados (como si fueran las joyas de la familia) cerca de un centenar de artefactos que van desde tiernos vibradores con forma de patito de hule hasta máquinas endemoniadas con la réplica exacta de los penes de famosos actores porno.


De cada uno sé su historia y lo he probado en carne propia con mejores o peores resultados. Hay algunos cuya eficacia me ha provocado tanta felicidad, que los tengo como mis posesiones más preciadas, los guardo en fundas especiales y los tengo más a la mano que cualesquiera otros. Si un día me viera envuelta en un incendio, después de salvar la vida, esos juguetitos serían lo primero que rescataría...

Calaverita 400


Esta noche cuando salgas
no olvides que es día de muertos
ten los ojos bien abiertos
y cuídate hasta las…

Camina con disimulo
pues la muerte en estos días
usa sus marrullerías
y te profana hasta el…

Si el momento se posterga
y a la calaca no escuchas
pon las orejas bien duchas
no vaya a cortar tu…

En todo caso a la banda
antes de morir les deja
un beso de oreja a oreja
su amiga la tal…

…Fernanda

¿Ontología de un oficio?

Me pregunta mi buen amigo Oliver Davidson (bueno ya... Julián Iriarte) en un comentario que, a la hora de dar los clics, apreté el botón equivocado, si mi entrada anterior "escort" es más un lamento que una broma.


¡Ontología de un oficio! Reflexionar el ser... me gusta la idea:


-¿Qué soy?- Le dice el filósofo a la prostituta
-Es viernes- contesta ella muy quitada de la pena y sigue mamando


A decir verdad, no pensé en eso cuando escribí el post... ¿qué somos las putas, cómo trascendemos? La neta es que igual que los demas, respirando, pensando, haciendo y dejando de hacer. Nunca lo he pensado aunque igual es hora.

En todo caso, lo que traté de plantear en el post anterior era más bien la ontología del lenguaje ¿por qué para adornar o ponerle babita a un término, en vez de decirnos lo que somos, nos inventan nombres? escort... maripositas... damas de noche... aventureras... no sé, en cualquier modo, la mayoría suenan románticas, pero ¿escort? no mouse... ¡ese es un choche de la ford!

Escort


Respuesta a pregunta expresa:
¿Cuál es la diferencia entre una escort y una prostituta?

Diferencia 1
Prostituta: Es una persona que mantiene relaciones sexuales a cambio de dinero.
Escort: Es un carro de la Ford

Diferencia 2
Prostituta: Es una persona que mantiene relaciones sexuales a cambio de dinero.
Escort: Es una persona que mantiene relaciones sexuales a cambio de mucho dinero.

Diferencia 3
Prostituta: Es una persona que mantiene relaciones sexuales a cambio de dinero.
Escort: Es una persona muy guapa que mantiene relaciones sexuales a cambio de dinero.

El trabajo sexual, sea desfilando en las siempre populosas calles de la Mechita o tocando la puerta en una habitación del María Isabel Sheraton, no deja de ser lo mismo en lo esencial. Una y otra vamos a coger. La diferencia, en todo caso, está en el servicio al cliente, algunas estaremos más bonitas, seremos más jóvenes, habremos estudiado un poco más o cobraremos más caro, pero todas cuando nos quitamos los chones vamos a lo mismo. Al final del día, llamar escort a una prostituta no es otra cosa que decirle invidente a un ciego, robusto a un gordo o adulto mayor a un viejito. Es la neta con jilocaína.

A decir verdad, después de cobrar, todas somos prostitutas.

Genia y Figura... 55 1225 1996

Si, si, si... No podría ser yo si no perdiera el teléfono en menos de un mes.

He cambiado, sí, pero no tanto, odio tanto ir a Telcel que nunca he tenido plan ni modo de mantener los números de los teléfonos que voy perdiendo ¿qué le voy a hacer? Por eso, al menos, ya compro de los súper baratitos.

El caso es que para variar, se me quedó el teléfono en un taxi. Lo peor de todo, es que tenía para hoy acordada una cita que se antojaba riquisísima con una chica que se llama “C” y su galán y ¡Zaz! Estoy incomunicada.

Porfa “C” si lees esto, llámame al

55 1225 1996

ÉSTA YA ES MI NUEVO MÚMERO
Claro, hasta que se me vuelva a perder, he de admitirlo, así soy…

¡MI PRIMER MILLÓN!

¡UN MILLÓN DE GRACIAS!

Gina... (Conclusión)

Ella dio el primer paso. Apenas moviéndose, se aceró a mí, me tomó de la cintura y me plantó un besote en los labios. Yo me quedé quietecita y calladita. La dejé hacer, pero tardé en reaccionar. Su mano en mi cintura comenzó a escalar por mi espalda, hasta desviarse hacia mis pechos, apretar mis pezones y desabotonarme la blusa. Fue entonces cuando reaccioné. La tomé de la nuca y correspondí al beso con cariño y realmente disfrutándolo. Estaba completamente empapada y deseosa cuando Gina desabrochó el sostén y dejó mis pechos al desnudo. A partir de ese momento, la dejé tomar el timón. Me llevó a bien puerto ¡Tres veces!

Cuando me preguntan si me gustan las mujeres, siempre contesto que sí. Lo suficiente como para coger con ellas, pero no tanto como para enamorarme de una. Sin embargo, hace tres semanas que lo hice por primera vez con Gina y es fecha que seguimos en plan de novias. No tengo planeado nada, pero ah qué rico nos la estamos pasando…

¿Podrían creerlo? ¡Tengo NOVIA!

Moraleja: Nunca digan "De esta agua no he de beber".

Fin

P.D. ¿Llegaremos mañana o pasado? ¡Carajo! Un millón es mucho ¿No?

Gina... (Tercera parte)


Como parte del juego, a veces les leo, antes de enviarlo para su publicación, lo que escribo para la columna y, entre todas, le damos una última manita de gato. Hace un par de semanas, nos quedamos solitas Gina y yo en mi depa. Le serví un whisky y nos pusimos a platicar como siempre. Entonces la leí la columna de lo que me pasó con Brenda, la chava que se parece a Ludwika Paleta. No sé porqué, pero la lectura nos puso cachondas a las dos. Cuando terminé, nos quedamos calladitas, tumbadas en mi cama y viéndonos a los ojos. Uno de esos silencios breves que parecen eternos y en los que está una esperando a ver quién se anima a dar el siguiente paso...


continuará...

Gina... (Segunda parte)


Hasta la fecha, me mantengo en esa certeza, pero soy lo suficientemente humilde para reconocer que si algo cambia con el paso del tiempo, son las convicciones. Aunque a Gina la conocí hace poco, nos hicimos súper amigas. Trabaja en la misma agencia de escorts donde chambeaba Lulú y casi de inmediato nos hicimos retecuatachas. Es curioso, en todos los años que llevo trabajando en esto, es la primera vez que me hago amiga de mis colegas. Tal vez porque cuando las conocí estaba retirada y no las veía como competencia, el caso es que con varias de ellas inicié una amistad muy chida.

De entre todas, con la que mejor me llevé desde el principio fue con Gina. Es una chavita súper alivianada, reventada, entrona y alegre. Es, además, un verdadero caramelo. Tiene uno de los culos más sabrosos que he visto, ojos preciosos y unos muy moldeables y pervertibles 20 añitos. Está sabrosa del lado que la veas y a la hora de coger es complaciente y generosa. Su piel es blanca, tirándole a trigueña, su cintura breve, su sonrisa fascinante y sus senos dos naranjas maduras.

A menudo, Lulú, Gina, Alejandra (la de Guadalajara), Mireya (le decimos “la licenciada”), Giovanna y yo, nos reunimos para contarnos cómo nos fue en el día. Generalmente, hablábamos de lo que pasa en el trabajo, qué tal han estado los clientes o cosas como esas. Terminamos tumbadas en un sillón o en la cama, con un par de copitas de tinto y un cigarrito riéndonos con las anécdotas del día, hasta que nos gana el sueño o tenemos que despedirnos.
Continuará...

Gina... (Primera parte)


Si me dieran un peso cada vez que alguien me pregunta si me gustan las mujeres, calculo que ya me habría comprado, al menos, un carrito. Sí, me gusta la tortilla, siempre y cuando (¡claro!), la chavita con la que he de compartir salivita, sudores y cachondeo, esté igual o más buena que yo. Siempre lo he dicho: en esto del sexo no me ando con prejuicios y a una buena oferta de placer, no les hago nunca mala cara. Igual es porque cuando era niña, mi mamá me decía (cuando quería obligarme a comer chayotes o espinacas), que no puedo decir que algo no me gusta, hasta que lo he probado… Así que, cuando se dio la ocasión, probé la carne de hembra y me gustó ¿Qué le voy a hacer? ¡Salí heteroflexible!

El caso es que, aunque me gusta echarme al plato a una niña bonita y sabrosona de vez en cuando, siempre he sabido que no puede ser la base de mi dieta sexual. Estoy convencida de que para ser feliz a largo plazo, al menos yo, necesito que entre las piernas de mi pareja cuelgue un trozo de carne y nervios de entre 17 y 25 centímetros, dispuesto a calmarme las cosquillas en esas tardes lluviosas o bajo la luna de octubre. Por eso, siempre que me preguntan si me gustan las mujeres, respondo que lo suficiente como para acostarme con una, pero no tanto como para enamorarme de ella. ¿Qué caso tendría? Tarde o temprano, algo en mis instintos me haría salir a buscar los brazos, las piernas y el sexo de un hombre.

Hasta la fecha, me mantengo en esa certeza, pero soy lo suficientemente humilde para reconocer que si algo cambia con el paso del tiempo, son las convicciones.


Continuará...

Brenda (III Parte) 04455 1826 4370


Episodio 3. Fernanda vs Cliente vs Brenda

De pronto Brenda estiró un brazo y me llamó a la acción oral. Brenda a mí, yo al cliente y el cliente a Brenda. Nada más justo en tiempos de crisis que la equitativa distribución del trabajo. Acabamos agotados y nos quedamos un rato en reposo, recuperándonos entre besitos y arrumacos. Yo me acosté boca abajo, lo que Brenda aprovechó para sentarse sobre mis nalgas y darme un masaje en la espalda, se sentía delicioso.

Episodio 4. Cliente vs Brenda, Fernanda en relax


Me estaba masajeando Brenda los hombros, con las rodillas sobre la cama y dándome besitos en el cuello, cuando el cliente se levantó. Se puso un preservativo y así sin más se la dejó caer a Brenda. Ella se dejó hacer. Me besaba y acariciaba con legítimo deseo mientras era penetraba por aquel muchacho. Cuando al fin se vino, los dos cayeron rendidos sobre mí. En la cama se acurrucó conmigo y me dio un beso en los labios.

Episodio 5: Fernanda vs Brenda.


Brenda cerró los ojos, me abrazó y comenzó a jugar con mi cabello. Yo puse la mano entre sus piernas y la acaricié, pronto el descanso se convirtió en espasmos y quejidos al ritmo de la fricción de mis dedos. Me moví lo mejor que pude y creo que la hice sentir muy bien. Para cuando la güerita soltó su último orgasmo la hora pactada ya había sido rebasada por mucho, nos bañamos, nos vestimos y salimos de allí.

Epílogo

Nos despedimos con la promesa de volver a hacerlo, pero por puro gusto y sin cliente de por medio. Quise darle la mitad de lo que el chavo nos pagó, pero se negó a recibirlo. Realmente lo había hecho por el puro gusto de estar conmigo. ¡Estupendo! La pasé riquísimo y encima, cobré doble. Ha sido maravilloso volver al ruedo.

Un beso
Fernanda, siempre

Brenda (II Parte)


OJO: TRAIGO NUEVO, NUEVO TELÉFONO. SI QUIERES QUE LA PASEMOS RICO, LLAMA AL 04455 1826 4370


Decía el viernes que me encontré con Brenda (mi colega) en el lobby de un hotel, mientras esperaba a que llegara un cliente con quien me había quedado de ver. Estuvimos platicando. Ella es muy agradable y extraordinariamente guapa. De cara, es idéntica a Ludwika Paleta; de cuerpo, a Ninel Conde. Para no hacérselas larga (la historia), terminamos atendiendo juntas al cabrón que me esperaba a mi (el comienzo de esta historia está dos posts abajo). Toc, toc, toc.

En cuanto el tipo nos abrió, empezamos a besarnos largamente y sin pudor. Él nos miraba sin saber qué hacer, hasta que le pedimos que se acercara, estaba guapito y se veía buena onda. Intercambiamos besos a tríos, todo era muy excitante. Brenda empezó a acariciarme y a partir de allí perdí el control, nos fuimos desnudando lentamente. Lo hicimos espléndidamente, tanto que pa’ no hacerme bolas, mejor lo cuento en episodios.

Episodio 1: Brenda vs Fernanda.

Cuando nos acercamos a la cama, Brenda le dio un beso al muchacho y le dijo que primero mirara, pues le gustaría lo que iba a ver. Era claro que el tipo estaba maravillado; ni en sus más fantásticas chaquetas habría imaginado que, por ese precio, junto conmigo (cuyas fotos ya había visto) vendría una mujer tan guapa como Benda. Una niña simplemente preciosa. Él se sentó a mirar y ella, se tiró sobre mí y me dio un beso de esos que te hacen temblar hasta la médula. Me besaba riquísimo mientras me acariciaba los senos y entre las piernas. Luego se fue bajando, de beso en beso y de caricia en caricia, hasta poner sus labios entre mis muslos. No tardé en gritar de placer. Brenda resultó una maga con la lengua.

Episodio 2. Brenda vs Cliente.

Apenas me vine, el cliente se acercó dándole un beso a Brenda. De inmediato se enroscaron en un 69, mientras yo los miraba recuperando el aliento. Así estuvieron un buen rato, mientras yo me masturbaba.

Episodio 3. Fernanda vs Cliente vs Brenda... lo cuento luego (por no comprar el Metro ji, ji, ji...)

Gracias a ti...

Y la reseca muerte no te encontró sin haber hecho lo suficiente...

Mercedes Sosa
1935-2009
q.e.p.d.

Brenda

Brenda es la chava más exageradamente buena que conozco. Claro que cuando digo buena no me refiero a su bondad (que no pongo en duda), sino al hecho incuestionable de que cada molécula en su cuerpecito es absolutamente perfecta. Digamos que junto a ella, Ninel Conde parece plana y malhechita. Tiene el vientre marcado, unas tetas impresionantes, un trasero que corta la respiración, su cintura es más breve que un suspiro y sus piernas parecen cinceladas en mármol. Su rostro es, también, una cosa angelical. Cada detalle en él es perfecto, pero sus ojos ¡Caramba! No existe un azul más profundo que el de sus pupilas. Por si esas fueran pocas virtudes, además, es putísima, muy divertida y abiertamente bisexual. Trabaja bien, pero eso sí, cobra carísimo.

Hace unos días, cuando salía de una cita, recibí la llamada de un señor que quería verme. Acordamos encontrarnos en ese mismo lugar en aproximadamente una hora o lo que él tardara en desplazarse desde por el rumbo de Ciudad Universitaria. Estaba lloviendo y había un tráfico endiablado ¿Qué hacer? En Avenida Revolución no hay por dónde ponerse a caminar, ni tienditas para ir a perder el tiempo; regresar a mi cantón habría sido una locura con ese pinche tráfico, así que decidí esperar, viéndome los nudillos, en el bar del hotel.

Cuando comenzaba a aburrirme, vi a Brenda pasar frente a la recepción. Venía también de cogerse a un cliente, traía un vestido rojo de falda corta y muy elegante, que la hacía lucir linda. Cuando escuchó mi voz, volteó, me miró con su cara de traviesa, me regaló una sonrisa, caminó a donde yo estaba y se sentó junto a mí.

Estábamos a mitad de la actualización de nuestras respectivas historias cuando recibí una llamada del cliente al que estaba esperando. Me preguntó si de pura casualidad no tenía una amiga para convertir el asunto en trío. Le contesté que no. La neta es que no trabajo con otras chavas y no tengo a quien llamar en esos casos de emergencia. Se lo conté a Brenda y casi me recriminó el porqué no le dije al cliente que sí. Después de todo, allí estaba ella. Le expliqué a mi amiga que me había negado porque conocía los precios que ella maneja y no iba yo a boicotearme con semejantes pretensiones.

“¡Háblale y dile que sí” Me dijo terminante “Le cobro lo que tú cobres, ni un peso más!”. Obedecí. El cliente llegó sin que lo notáramos pasar, pues cuando llamó para decirnos que nos esperaba ya hasta estaba instalado en la habitación 201. Subimos juntas. En el elevador Brenda me miró a los ojos y dijo: “Aunque no hubiera cobrado por esta, lo que se me antoja desde hace mucho es coger contigo”. La verdad es que yo también moría de ganas. Llegamos a la habitación. Toc, toc, toc…
Fragmento de lo publicado en Metro el 24 de septiembre de 2009

Y volver, volver, volver...


A veces volver es un proceso lento... se va anunciando, vas preparando a los amigos, anuncias el día y regresas con bombo y platillo. Yo, en cambio, pasé por un proceso de silencios, de rehacerme, de salir de la depre, de encontrar muchas cosas de mí misma. También quiero volver poco a poquito... pero para hacerlo no voy a decir que mañana o pasado ya estoy de regreso, no, en vez de eso anuncio que


DESDE HOY YA ESTOY TRABAJANDO


SERÁ POR UNA TEMPORADA CORTA.


No quiero de nuevo cansarme, así que trabajaré poquito unos dos o tres días, volveré al reltiro y así...


SI QUIERES UNA CITA CONMIGO LLÁMAME AL


044 5520818345


¡YaMAMÉ!

G

La felicidad es como el punto G... mucha gente dice que allì está, te partes la mother buscándola y picándole por todos lados para que aparezca, pero si lo logras y tocas en donde debe ser, hace que valga la pena todo el esfuerzo invertodo.


Bueno... eso lo sé porque ya en alguna ocasión me ayudaron a encontrar ese puntito, ahora trato con la felicidas ¿alguien tiene la respuesta?

¡GRACIAS!


Cuiosamente, lo menos atinado que pude poner en el post anterior, antes de ausentarme de mi changarro por casi un condenado mes fue... ¡Aquí estoy! Pues después de eso... ni mis luces... ya lo dijo Lulú, estoy pasando por un momento difícil, algo de lo que poco a poquito voy saliendo. Eso me ha tenido un poco lejos de la computadora y del buan hàbito de venir seguido a contarle mis cosas a una pantallita que me ha llenado de amigos, de amigas y de gente buena que me ha enseñado que existen cosas bien padres... fue una metida de pata ponerle a ese posta ¡Aquí estoy! y regresar bien campante cuatro semanas y 82 comentarios después... sin embargo, no es tan choro... aquí estoy, en cada uno de los post que me anteceden y en cada uno de los amuigos que me regalan su tiempo y sus retinas.


Gracias por el cariño, por los saludos, por los deseos, por la preocupaciòn, por la manifestación y por ser tan chingones... Son tiempos bien pinche difìciles... llueve adentro y afuera y hay que ser canijos para salir al quite. Pero como dicen por ahí: yo me doblo, pero no me quiebro. Acá estamos, aunque no estemos... Espero seguir leyéndolos y, sobre todo, no volverme a perder por tanto tiempo.


Los quiero un chingo

Fernanda... ¿a veces?

¡Aquí estoy!


Perdón. No se cayó el Blog, la que se calló fui yo. He tenido días un poquito o un muchito complicados que no me han permitido darle a las teclas el tiempo que requieren, apenas ha habido chance suficiente para escribir, con la puntualidad debida, las peripecias que salen en el periódico.

Ayer salió publicada una reflexión (o algunos consejos puteriles) sobre cómo creo yo que debe hacersele un buen guagüis a una damita querendona... El famoso cunnilingus.

Que te coman el moñoñongo es probablemente la manera más placentera de llegar a un orgasmo en pareja. Pocas cosas en el sexo son tan chidas como la sensación de una lengua tibia y húmeda deslizándose a través de nuestro clítoris y vulva. Me encantaría leer opiniones al respecto. Yo creo que cualquiera puede ser un buen mamador, pero también sé que muy pocos lo son. No sé, como que hay muchos hombres a los que les gusta dar uno que otro de lengüetazo a la vagina antes de meterse en ella, pero hay muy pocos que realmente sepan hacerlo. Parece fácil, pero tiene su gracia... ¿o cómo ven?

Pretty Woman

a Beli
Yo era una niña (o casi) la primera vez que vi Pretty Woman. Gracias a esa película aprendí que las putas cobran por tener sexo, que esperan a sus clientes en la calle con microfalda azul y botas rojas de tacón, que son vulgares, que sueñan con un príncipe de Wall Street que las saque de esa vida miserable y que nunca, pero nunca, dan besos en la boca. También aprendí que una puta tiene corazón y que bajo el maquillaje, las licras y la peluca, estaba Vivian, una buena mujer sin más deseos ni necesidades que las de cualquiera: primero, sobrevivir, después, ser feliz.

Como era niña la primera vez que vi Pretty Woman, no imaginé en ese momento que algún día me uniría al gremio. Ni que conocería a otras chicas que se dedican a lo mismo. Con el tiempo y la experiencia profesional, entendí que muchas de las cosas que aprendí en la película eran prejuicios, falsedades, muchas putas no usamos ropa escandalosa, damos los besos como deben ser, no consideramos miserable nuestra vida por nuestro trabajo, no creemos en el cuento de la Cenicienta, cuidamos nuestra imagen y cultivamos un poquito nuestras cabezas, somos capaces de mantener buenas conversaciones, de hacer amigos, de ser distinguidas y hasta elegantes. Lo que no cambió con el paso de los años es la certidumbre de que además de eso podemos ser buenas personas.

El viernes 24 de julio se adelantó un poquito a nosotros una persona que, aunque algunas hayamos conocido poco y para otras y otros haya sido una amiga muy cercaba, fue referente y realmente nos dolió saber la noticia, de esos dolores que pegan hondo y hacen nudo en las anginas, una niña dulce, tierna, trabajadora, con quien me tocó compartir época y pasillos. Ver cuánta gente la quería, la respetaba y está aquí para compartir condolencias, hace ver que con su cariño y amistad dejó huella. La lucha contra el cáncer es de valientes y, hasta donde sé, ella la dio. Sé que mucha gente hermosa y fuerte logra vencer a ese maldito mal y le gana la carrera, sé que muchas chicas lograrán sobreponerse y seguirán luchando hasta vencer a esas células rebeldes. Todos y todas quienes la conocieron la quisiéramos aquí, la queremos aquí, aunque en el fondo sabemos que está descansando y que nos ha enseñado una vez más como por encima de imágenes, prejuicios, clichés, peinados y glamour, lo que importa es lo que vas dejando como persona.

Ya estás con Dios y, aunque para todos el dolor de extrañar se profundo, deseamos verte cuando nos toque. Venos apartando un lugarcito allá mujer bonita.

Un beso.
Fernanda

Las filas de los Connor


Ya no es viernes, ni fui esta vez a ver película alguna. Pero no es cuestión de ser adivina para suponer que este fin de semana la reina de las filas interminables y salas donde no entre un puto alfiler será la nueva versión de Teminator, yo me quedo con una de las joyas de mi eroteca personal... en vez de hacer filas y engordar comiendo palomitas, puedo darle una amable revisadita al siempre fiel éxito del video semiclandestino: Penetrator...


En todo caso, ya cuando pase la euforia del estreno, será más fácil ver que tal la mueve el nuevo Batman haciéndola de John Connor y qué tan chafa se ve la aparición del gobernator Chafazenegger con su carita digilatizada en un cuerpo como el que tenía hace 20 añitos... pero sobre todo, ver qué tal cierran o continúan el círculo de la histeria original... Es gracioso, pero esta temporada todas las películas fueres del verano fueron onda de recalentado: La era de hielo 3, La mamada del museo 2, Harry Putter "6", Transformers mami Fox 2, Terminator 4... en fin... Puras ideas frescas.

Hagamos un trato


Hagamos un trato, yo me ceñiré el vestido, apretaré mis muslos, ampliaré el escote, borraré de mi rostro las pistas del cansancio. Una sonrisa, algunos brochazos de maquillaje, un toque de rubor, brillo en los labios, sombra en los ojos y luces en el cuerpo. Soltaré el cabello para que juegue por mi cara, tal como te gusta y aumentaré mi tamaño con las zapatillas que hacen juego con estas prendas y endurecen mi caminar, puliendo la curva de mis piernas.

Me besarás, con tus labios inflamados y el deseo vivo. Te besaré y me abandonaré a tu gusto, a tus pasiones, a tu goce. Pondremos la ropa en el tocador, la tuya a la derecha, la mía a la izquierda, todo en perfecto orden como prefieres que se hagan las cosas. Los celulares apagados. Entonces me pedirás que me suba a la cama, que me ponga en cuatro, que me mueva, que te diga cuánto lo disfruto. Sentiré tus manos frías, acariciando mis nalgas y tu cuerpo recreándose con el mío. Dirás promesas, suplicarás, dirás que me amas, que soy tu mundo y tu todo.

Nos bañaremos luego, me contarás las cosas de tu vida, de tu trabajo, de tus amigos, tal vez hasta se te escapará alguna anécdota sobre tu esposa o tus hijos. Después me pagarás y nos despediremos como cada tarde. Pero hagamos un trato, antes de entrar, encarguemos los sentimientos en el guardarropa, al terminar podemos pasar por ellos y regresar a nuestras vidas respectivas. No dejemos que un engaño en el corazón, nos haga olvidar ni por un instante que, así nos veamos casi a diario, no somos otra cosa que la que vende y el que paga.

¡La madrastra!

Mientras alguien guste de leerlos y yo pueda ir a ver alguna peliculita, pues acá trataré de poner eso de los viernes de cine. En medio de los estrenos de verano, donde todo mundo está viendo a los maguitos ninja adolescentes mutantes, mamuts contra tiranosaurios rex o a la mami de Megan Fox peleando con los autobots, yo tuve la brillante idea de ahorrarme una fila de psicóticos y chutarme una de terror. La maldición de las hermanas, poster chido, nombre atractivo, me acerco a la reseña y resulta que se trata de una chavita, Anna, que regresa del loquero, donde se recuperaba de la muerte de su madre en una explosión.

Cuando cae a su casa, resulta que la Anita la Huerfanita se encuentra con que la que había sido enfermera de su madre, ya está instaladísima en el rol de madrastra y tirándose al papá tres veces por noche. Así las cosas, resulta que a la morrita se le empieza a aparecer el espíritu chocarrero de su difunta madre señalando a la buenona madrastra como su chacala asesina… hilando cabos con la ayuda de su hermanita y la oportuna y asustadiza intromisión de varios fantasmas la chavita va descubriendo cosas, hasta llegar a un final sorpresivo…

La neta es que me gusta espantarme en las películas de terror, pero no con sustos de tamborazos inesperados, sino que haya tramas con finales que te hagan salir pensando ¡Ay güey!... está peliculita que nada tendrá que hacer para competir con los Potter, los Prime, los Connor, los Joe o demás apellidos de abolengo de esta temporada, sí al menos te sorprende.

Chavos guapos, ninguno que salga más de treinta segundos, chavas guapas, ahí dos, dos, la madrastra es la de “Hagamos una película porno” y la hermana de la estelar, es la de “American Pie, guerra de bandas”…

Ahhhh


...


Imaginé que algo grande vendría de aquellos toqueteos, que el placer de las caricias no era todo y me esperaba un final sorprendente, pero nada me habría preparado para lo que viví cuando comencé a sentir mi vagina latiendo como un corazón desbocado. No me detuve, seguí buscando entre los impulsos y el hormigueo, no podía dejar de zigzaguear como serpiente acorralada cada que una nueva sensación me recorría el sistema nervioso. Mi mano derecha se concentraba en el placer urgente que crecía en mi vagina, mientras mi mano izquierda, con menos prisa, repartía caricias por el resto de mi cuerpo, estrujaba mi abdomen, acariciaba mis muslos, buscaba placer en los pezones jóvenes. De pronto millones de átomos comenzaron a viajar por mis músculos, mis venas, mis huesos, no había reversa. Un calor inesperado chapeó mis mejillas, endureció mis muslos, hizo que mi vientre temblara y me obligó a cerrar los ojos. Un estremecimiento irresistible me desbordó, apreté las sábanas, endurecí las nalgas, suspiré con violencia, se me entrecortó el aliento, pensé que moriría. “¡Ahhhhh!” grité al fin...


¿La versión completa?

Este jueves, en el periódico Metro...

¡Ah las rosas del pubis!


Qué si el tamaño importa, qué si no… es una pregunta como la del huevo y la gallina, pero siempre con el pene al centro de la conversación. Claro que el tamaño importa, así sea psicológicamente, tiene su efecto, pero ahora me interese leer su opinión de su contraparte.

¿Cómo les gustan a los hombres las vaginas? ¿Qué es eso de si tiene perrito? ¿Qué onda con lo apretadito? ¿Lo estrecho? ¿La eyaculación femenina? ¿El olor? ¿El tamaño de los labios, del clítoris, de la vulva toda? ¿Con musgo o pelonchas? Hay tantas cosas que se pueden decir de ese pedacito de cielo… Soy toda oídos, o bueno… toda ojos...

Díganme ¿Qué secretos tienen los hombres en sus preferencias vaginales? ¿Qué opinamos las mujeres de sus fijaciones y tabúes?

Mentiras

Es una pena que haya gente lastimera, llena de traumas y frustraciones que guste de escribir tontería para ganar no sé qué satisfacción idiota. Gente así viene y va. Afortunadamente hace mucho que no estaba tan sana como me encuentro ahora. Saludable, plena, tranquila y en espera de consolidar la paz espiritual y emocional que he estado buscando, para volver o no a trabajar en el escort service.
.
He tendio una vida complicada, con muchos retos resueltos, pero también muchas satisfacciones. Gracias que alguien allá arriba me quiere mucho o a no sé que karma, en medio de todos los peligros que he vivido, he sabido cuidarme y seguir con una salud de hierro y un optimismo inquebrantable. Aun así, muy seguido me practico los exámenes necesarios para garantizar que sigo tan sana como la que más.
.
Hoy un patán escribió tontería y media sobre mí con la intención no sé si de asustarme (ja, ja) de reirse (triple ja) o de preocupar injustamente a mis amigos y lectores. Gracias a Dios ni tengo miedo ni estoy enfermita.
.
Les mando un beso a todos y, claro, esto se soluciona con un candadito a los comentarios, agradezco su comprensión por esto de que los comentarios que me dejen ahora tarden un poqutín en aparecer en pantalla, pero ya no es cosa de anónimos inofensivows, ahora hay que filtrar a los nacos esquizofrénicos. Será temporal.
.
Besitos.
Besitos

El tamaño ¿importa?

Es curioso, pero una de las preguntas que más he escuchado en mi vida profesional, es justamente si el tamaño importa. Parece que es una de esas dudas existenciales que más atormenta el orgullo de los hombres. Lo curioso es que es un tema que igual les interesa a aquellos cuyas pirinolitas, traviesas y dispuestas, no rebasan la frontera de los seis centímetros, que a los mastodontes que parecen tener una tercera pierna.

Este fue el tema de mi columna del jueves pasado. Un tema interesante y con mucha tela de dónde cortar… No lo transcribo ni digo nada para no prejuiciar a los que no leyeron lo del jueves, esta vez, mejor dejo abierta la pregunta. Amigas, amigos ¿ustedes qué creen? ¿El tamaño importa?

Les presento a mi primita Lulú...



Ella es Lulú, mi prima favorita y ésta, mi forma para presentarla en sociedad, y ayudándole a dar el brinco al Internet en el rollo de la moral sobornable. Así, pongo sus datos a las órdenes del respetable, les cuento que es muy buena en su trabajo y está muy buena de todo a todo, esta es la primera de sus fotos, el número de su teléfono es el 44 55 4451 5679 y la dirección de su propio blog es http://midiariosexy.blogspot.com/, donde viene su galería de fotos.- Los invitao a seguir su blog, porque allá habrán cosas divertidas parecidas a las de acá. Bienvenida primis y muchos besos.

Haciendo la vaca


NO VOY A TENER QUE PONERME A LLORAR COMO LUCERITO PARA QUE LE ENTREN AL 9999 ¿VERDAD? JI, JI, JI
Queridos amigos, durante un buen rato y, aunque con bajo raiting, ha estado a la venta en este mismo espacio mi librito con todo lo que he escrito en Crónicas desde mi cama, desde mayo de 2008, hasta la fecha.

Muy pronto, dejaré de ofrecerlo, sin embargo, me toca encabezar algo que muy bien podría calificarse como buena causa, ayudando en lo posible a alguien en una situación de salud muy, pero muy difícil. Yo sé que a veces soy medio latosa, pero si Banamex, Telerisa, Teveazteca y los supermercados, que tienen la lanota del mundo, también hacen sus coperachas para causas nobles, pues qué otra cosa puede hacer una chica cuya ayuda propia se ve más limitada.

Así pues, si alguien está en posibilidad y le interesa comprar un ejemplar en PDF con la colección completa de lo que he escrito en Crónicas desde mi cama (en el periódico Metro) desde mayo de 2007 hasta JULIO de 2009, con mucho gusto y la esperanza de juntar una lanita que, de hecho, se depositará directamente a la persona que lo necesita, les recuerdo que está a la venta. (VIENEN VARIAS COSAS INÉDITAS QUE NO SE PUBLICARON NUNCA NI EN EL METRO, NI ACÁ)
.
Eso sí, pa’ que no diga usté que semos pichicatos, si compra el libro ahora, se llevará, además una carpeta con:

Un libro extra con historias sexys y divertidas sobre prostitución escritas en este blog.
Un libro con una buena parte de lo que he publicado en Metro escaneado directamente del periódico.
Toda mi colección de fotografías con las que me he publicitado desde que empecé a trabajar de escort
Una colección extra de fotos de “vecinitas sexys” y, claro,
El número de teléfono de mi primita Lulú, ji, ji, ji…


TODO TIENE UN COSTO DE $150.00

(ENTREGA INMEDIATA sin gastos de envío)
-checa otros detalles en mis respuestas-
Si lo quieres tener, es cosa solamente de formarte unos minutos en el banco y hacer un depósito de "ciento cincuenta insignificantes pesitos" en la cuenta:

6297260103 de HSBC

Hecho el pago, sólo debes escanear la ficha de depósito y enviarla al correo electrónico a fernandasiempre@hotmail.com. En pocos minutos, confirmaré que he recibido tu ficha y, a vuelta de correo (electrónico), te enviaré todo eso. Anda, neta que es por una buena obra y entre más pronto mejor.

Muchos besos y ojalá haya éxito (plís, plís, plís).
Mil besos

A la prima...


Es gracioso cómo puede pasar un buen rato sin que suceda nada realmente interesante, y de pronto pasen un montón de cosas que le dan un giro divertido a la vida. Quien ha estado leyendo en las últimas semanas mi colaboración en el periódico Metro, estarán enterados de que una de mis primas, quizá la más fresita de todas, está -como yo- trabajando en este rentable negocio.
.
Quien la viera. Siempre tan modosita y candorosa ¿Quién iba a pensar que terminaría igual que yo, la más negra de las ovejas del rebaño, rentando caricias? Mi prima tiene veintidós años. Es súper nice, afectuosa, de cara muy bonita, más o menos de mi estatura y muy en la onda inocentona. Del tipo de niña con aspecto tan dulce y candoroso, que puedes imaginártela como la maestra sexy en un kínder garden o como la guía de un grupo de niñas exploradoras, pero muy difícilmente podrías pensar que trabaja en un negocio tan controvertido como el mío. Creo que es la última en toda la familia, que habría yo pensado encontrármela de colega, pero (sorpresas que da la vida) resulta que así es. Ah qué mundo este tan raro ¿verdad?
..
He de admitir, hoy que la miro con morbo, que hacerle el amor debe ser una experiencia muy sabrosa. No sólo tiene la apariencia de niña de familia, que tanto gusta a los caballeros, sino que además tiene un cuerpazo. Su figura está trabajada en el gimnasio, senos grandes y firmes, cintura breve, abdomen de piedra y el cuerpo firme. Debe hacer el amor riquísimo.
.
El caso es que en estas anda, pero bueno, las historias (como las monedas) hay que contarlas una por una, así que todo poco a poquito. Ahora que si lo que quieren es conocerla... no lo sé... tendría que consultarlo con mi almohada. Ella no trabaja aún en Internet porque quiere manejarse con más discreción que la desvergonzada de su prima (o sea yo), pero a ver.
.
Mientras, si quieren enterarse del chisme, habrá que estar pendientes de lo que se irá publicando en Crónicas desde mi cama.
.
¡Claro! En el periódico Metro

Mega Megan

No sé si seguir escribiendo cosas sobre películas los viernes, pues sin duda quien quiera leer de eso visitará blogs de cine con comentarios más atinados y de gente que sepa más de eso que una simple calentadora de butacas. Lo mío, lo mío, lo mío, es lo cachondo, así que de lo que sí puedo hablar es de eso.

Creo que si hay una mujer en el planeta por quien gustosamente me volvía levis, es Megan Fox. Creo que toda persona a quien le guste apreciar lo bello, más allá del género, disfrutó la escena en la que esa flaquita, de curvas pronunciadas, cara de mamona y ojos profundos como el cielo, revisa el motor del camaro amarillo en su versión clásica. Hasta antes de eso, era una actriz poco conocida, pero estoy segura de que, como yo, todos al ver esa escena imaginamos que a partir de allí dejaría de serlo y comenzaría a cobrar millones por aparecer en una película. Poco después fue oficialmente declarada por la revista FMH, la mujer más sexy del mundo.

Es curioso porque teniendo un montón de robots muy bien hechos, a otros actores y actrices experimentados, una historia sólida y entretenida y una mar de efectos especiales, buen parte del éxito de Transformes (1 y 2), descansan en el morbo de poder ver, durante dos horas seguidas, que existe una mujer prácticamente perfecta. Mucha gente está viendo la película sólo para verla a ella de nuevo.

Desde luego, la chava está buenísima y tiene un rostro hermoso, habrá que ver cómo se maneja en adelante, pero supongo que, como ya se ha dicho mucho, está destinada a suplir a Angelina como la belleza joven de esta generación. Conclusión: Si quieren echarse un taco de ojo, pues no hay que dejar de ver La venganza del caído. Si quieres un wallpaper de Megan Fox, pa' que vean que está hecha la terea, da clic en la fotito de abajo.



Chismografo, segunda parte

IMÁGENES CORTESÍA DE MI AMIGO FR@NBAR

¿Cuál es la parte del cuerpo de un hombre que más te llama la atención?

Al verlo, sus brazos; al tenerlo, su pene; al conocerlo, su cabeza y al quererlo, su corazón.

¿Cuál es tu juguete sexual favorito para usar en pareja?

Sin duda, la imaginación.

¿Qué tan cierto es lo de que el tamaño no importa?

Es un mito, el tamaño sí importa, e importa en muchos sentidos. Creo incluso que este tema da para un post aparte. Es cierto que para tener un orgasmo, no es indispensable la penetración, de hecho, una relación lésbica te puede procurar placeres cañones sin necesidad de un pene de ningún tamaño. Desde ese punto de vista, un penecito podría hacer bien su trabajo si el dueño sabe moverse, o es creativo para estimular el clítoris (no hay penes pequeños, son malas lenguas).

El caso es que, a pesar de todo eso, hay algo en los penes de buenas dimensiones que es atractivo y que hace que una sienta más rico cuando está con un hombre que tiene un pene de buen tamaño. Desde luego, las chicas, para cuidar el orgullo de nuestros canchanchanes siempre hemos de mentir y, seguramente, habrá algunas que hasta lo dicen en serio, pero muchas chavas, incluyéndome, nos sentimos muy a gusto cuando aquel que hace las delicias de nuestras travesuras, calza grande.

¿Qué sorpresas te has llevado en cuanto a dimensiones? (Tanto en los pequeños como en los grandes).

Bueno, en los dos extremos. He atendido clientes que, y juro que no exagero, lo tienen del tamaño de las últimas dos fracciones de su dedo meñique. O sea, neta que ni se siente cuando supuestamente la tienes dentro. Por otro lado, bueno… por el mismo lado, pero con otro cliente (je, je, je), he atendido a un cabrón con una cosa tan descomunal que de plano ni con todo el lubricante entraba completa. Una cosa im-pre-sio-nan-te. Bien he dicho que las chicas, las prefieren grandes ja, ja, pero eso no significa que queramos que nos atraviesen con la de Godzilla, digo, sí no está una pariendo.

¿Alguna ocasión que te ha tocado fungir como pareja de alguien que te hayan presentado a la familia?

¡Claro! Incluso una vez, antes de publicarme como Fernanda, me contrataron para ir a una Boda, como pareja del hermano de la novia. La mujer, súper buena onda, no dejó de decirme cuñis en toda la noche. Ya en la peda el hermano le dijo la neta y nos hicimos retecuatachas, todavía nos escribimos.

Una chica profesional del sexo con la cual me iba súper bien, de buenas a primeras me dijo que ya no quería atenderme, solo aceptaba que la visitara sin sexo (sólo para platicar). Siempre me ha quedado la duda de por qué, ya que repito la pasábamos súper. Como profesional ¿Qué opinas Fernanda?

Puede haber, a mi juicio, dos posibles causas:

Uno, que ella notara que tú te estabas enamorando y ella no pudiera corresponderte. Si ya te estimaba como amigo, no quiso lastimarte y puso sus fronteras.

Dos, que ella sintiera feo coger contigo sin amor, cuando ya te veía como un amigo. Cuesta mucho trabajo acostarte por dinero con un amigo a quien estimas de verdad. Como que se rompe la complicidad, la distancia sana entre la carne y la amistad.

Una tercera posibilidad, menos probable, es que ella comenzara a enamorarse de ti. Es menos probable, porque eso se habría solucionado con dejar de cobrarte. La neta es que, para una respuesta neta o más cercana a la neta, debes preguntarle a ella por qué.

¿Qué es lo que más odias en un varón? Mejor dicho, si no te enamoras de un cliente ¿Los has llegado a odiar?

No odio a los hombres, me encantan. Menos a los clientes, de ellos vivo y para ellos trabajo. Si tengo un cliente grosero o con quien no hay buena relación, no le doy servicio, pero eso no me hace odiarlo. Odio, eso sí, la prepotencia, el abuso, la desconsideración, para mí y para los otros, pero cuando me topo con una persona así, la evito, antes de llegar a odiarla. La gente odiosa no es parte de mi vida.

Como género ¿Crees que los hombres son todos unos cerdos o algunos si y otros no?

Son unos cerdos encantadores ¿A quién no le gustan las carnitas? Digo, además está bien ser un poco cerdos, nomás no tan trompudos.

¿Cuál es la posición en la que te gusta más hacer el amor?

Híjole, es una pregunta recurrente, pero no me gusta pecar de aburrida, así que dejo que la creatividad y el momento decidan cómo nos acomodamos. Una manera en la que disfruto mucho es la “doggy”

¿Cuánto es el tiempo en promedio que necesitas para tener un orgasmo?

Depende del modo y circunstancia. Un orgasmo puede llegar casi de inmediato o tardar muchísimo. Con un cliente, de hecho, tardo mucho, pero mucho más para ponerme en condiciones de tener uno, por eso casi siempre me ganan, pero cuando lo logro, carajo, son de los mejores. Un orgasmo bien trabajado es una de las razones por las que vivir es un privilegio. Ya lo decía Zapata, el orgasmo es de quien lo trabaja ¿O era la tierra?

¿Te gusta que tus clientes te hagan sexo oral?

No, pero no es que no me guste en sí el sexo oral, se siente riquísimo, lo que pasa es que es peligroso. La saliva tiene muchos bichos, entre ellos el virus del herpes (un fuego labial, en la cola se llama herpes y es muy contagioso), el virus del papiloma humano (que sobrevive en la saliva) o incluso bacterias que pueden provocarte una fuerte infección vaginal. Por ello si no conoces a tu pareja es mucho el riesgo. Dato importante para los clientes: Le pueden hacer sexo oral a una chica que no conocen, digamos una escort, y que es portadora del VPH; luego van a su casa y tienen relaciones con su esposa ¿Saben que el riesgo de contagiarla de Papiloma es altísimo?

¿Cuál ha sido el cliente más joven que has atendido?

No atiendo a personas de menos de 18 años, de hecho los prefiero mínimo de 25 y pareceré cadenera de antro mamón, pero si veo al cliente muy chavito, o me muestra su credencial de elector o me voy. No quiero líos con la justicia, por lo tanto, el cliente de menor edad que he atendido tendría 18 años cumplidos.

¿Le tuviste que dar unas lecciones en las artes sexuales?

Sí, desde luego, a los muy jóvenes casi hay qué decirles por dónde. Es gracioso ser la primera vez de alguien, lo notas porque son muy ansiosos y ah caray como les gusta chupeteonar chichis.

¿Qué es lo más cursi que un cliente te ha hecho/dicho en un servicio?

No hay cosas cursis, creo que los detalles de los clientes siempre me han parecido una cortesía y, hasta la fecha, ninguno me ha parecido cursi.

¿En este momento estas enamorada?

Sólo de mí misma

¿Cómo te ligó el susodicho?

Pues me ligó un doctor… pero las trompas de Falopio, ja, ja, ja, no, ni esas tengo ligadas.

¿Ya hablaron de abandonar el oficio?

Ja, ja, ja, ja… pues primero que aparezca el príncipe y luego hablamos del “felices para siempre”.

¿El tamaño importa? (otra vez)

Ja, ja, ja otra vez: sí

¿Has tenido clientes gorditos? (De esos que se la tienen que imaginar porque no alcanzan a verla)

Sí, he atendido a clientes muy, pero muy redonditos, de esos que es más fácil brincarlos que rodearlos, pero me la he pasado a todo dar con ellos, siempre y cuando no quieran intentar el misionero, porque me dejan en la sábana como ayate de Juan Diego.

¿Qué tipo de hombre disfrutas más?

El hombre generoso

¿A algún cliente lo has dejado ir sin pagar?

No, porque habría dejado de ser mi cliente, a demás cobro por adelantado.

¿Alguna vez has sentido celos, de alguna de tus colegas? Si es así, ¿por qué?

No, afortunadamente, no estoy muy al pendiente de la vida de mis colegas.

¿Has sufrido por el desamor de un hombre?


Quién no ha sufrido por desamor alguna vez en su vida, no ha vivido.

¿Es exactamente lo mismo coger o tener sexo con alguien a quien no amas que hacerlo con alguien a quien amas? Según tus palabras expertas ¿En que radica esa sutil diferencia?

No, claro que no, hacer el amor con alguien a quien amas es fantástico, coger sin amor, es divertidísimo. La diferencia está en que en el amor hay compromiso, se gana y se pierde, en el sexo sin amor, consensuado, sólo se gana, pero no hay continuidad, puro instinto. Creo que son dos cosas ricas y sanas, pero en el sexo por chamba, el goce está en el cuerpo, mientras que en el sexo con amor, el orgasmo lo tienes también con el alma.



Ahora que regreses ¿Podrás hacer un paquete de atención junto con tu prima? ¿Podremos tener a las primitas Luna juntas, teniendo acción al mismísimo tiempo?

O sea, al parecer he dado la idea de que soy una… Ah chingá… ¡Si soy!... Bueno, pero una cosa es medio zorrita y otra incestuosa… No, pues a eso de coger con la familia todavía no le entro ni es algo que tenga en el desván de las fantasías pendientes, mejor cada cual atendemos a nuestros clientes por nuestro lado ¿no?

Por cierto, Luna no es mi apellido, nomás es una palabra con la que llené ese espacio en el formulario de Hotmail, mi apellido es Siempre ji, ji, ji

¿Qué tan cierto es que las escorts se practican regularmente exámenes sanitarios?

Bueno, así como genérico, todas las escorts, no sé. Yo sí.

¿Cómo lidias con los padrotes?

No lidio con ellos. Trabajo de manera independiente, así que no tengo trato con ningún padrote ni ninguno de ellos han tenido la menor intención de acercase conmigo. Afortunadamente esto de anunciarse en Internet ha eliminado en buena medida, para quienes podemos trabajar así, la figura de intermediarios, ahora una es su propia jefa.

¿Cuánto es lo mas que ha pagado un cliente por tus servicios o sea si alguien ha pagado por tener tu compañía más de un par de días completos?

Si… hay varios clientes que han pagado por el servicio de más de 24 horas, incluso hubo un chavito que nos contrato a dos chavas (una brasileña y yo) para estar con el día y medio, cogiendo todo el tiempo en la onda lesbianona… pagó una lanota, pero la gozó chido. Además era un chavito como de veintitantos, muy buena onda y cero pose de junior.

Si el condón se llega a romper ¿Te puedes embarazar por el contacto con el semen?

Ja, ja, ja… pues sí. A menos claro que seas tú como caballero el que la tenga adentro cuando se le rompa a tu pareja, en cuyo caso lo peor que puede pasar es que te dé sidral.

Como el condón sólo cubre el pene deja expuestos los testículos al contacto con la vulva o la parte baja de la vagina, provocando la posible transmisión de ladillas, en caso de que el cliente no sea muy higiénico. ¿No te causa temor lo de las ladillas?

Pues es un riesgo que se corre, pero en general tengo clientes muy limpios. Como es un riesgo de todos modos, pues ya dado el caso, buscaría un tratamiento eficaz onda shampoo del tío Nacho.

Aparte de usar el condón ¿tienes algún método alterno para no quedar embarazada?

El nopal. El no palito es el mejor método de todos.

¿Cuántas veces te masturbas a la semana?

Ja, ja, ja, no las cuento. Cuando estoy aburrida y no hay algo mejor que hacer, pues sí, me consiento.

¿Te masturbas sólo con los dedos o tienes algún juguete que te ayude?

Ah pues depende del estado de ánimo y del momento, pero casi siempre prefiero hacer uso, además de mis deditos consentidores, de algún juguetito de mi colección.

Cuando das un servicio ¿Es sólo sexo-trabajo o también lo disfrutas?

Es sexo-trabajo-placer. Primero es un trabajo, pero si las cosas se dan y me siento bien, no me reprimo. Me gusta disfrutar de un hombre que me hace el amor, si además me paga, pues el placer es doble ¿no?

¿Porque no nos pones una foto actual de como estas ahora, en tu periodo de relax?

Pues porque una debe de cuidar el glamour, las fotos sólo con un fotógrafo profesional y bien hechecitas, si no, se pierde el encanto.

Tengo las fotos que publicas en tu blog, pero sé que existen otras ¿Donde encuentro las fotos que me faltan?

Las demás yo las tengo, te las paso con una lana ja, ja, ja

¿Te has tomado alguna vez fotos o videograbado teniendo sexo con alguien? (Sea cliente o novio o cuate)

Videograbado todavía no, pero si alguien conoce alguien que quiera convertirme en porn star, yo encantada. Hace tiempo, cuando estaba comenzando en esto, participé en unas “fotonovelas”, no guardé ningún ejemplar, pero de que existen, existen. No voy a decir luego que era mi hermana gemela, como la de Lorena Herrera, je, je, je.

¿Por qué le tienes miedo a enamorarte?

No tengo miedo, es un bonito estado para el corazón.

Si te toparas con un tipo que te pidiera ser su amante a cambio de mantenerte y que dejaras tu profesión ¿aceptarías?


Claro que sí, pero le saldría muy, muy cara. Siempre he dicho que yo rento ratos, pero no me vendo, aunque tampoco me voy a poner fanática, pongo un precio muy alto, para que cueste trabajo llegarle, pero si lo alcanza, con todo y cuenta en el banco, brillantes, casa, coche y demás, pues no voy a decir que no ¿verdad? ja, ja, ja



¿Qué es lo más loco y pesado qué has hecho cuando estás cogiendo?

Enamorarme

¿Te animarías a que te agarraran como a tu prima de a pollito rostizado? (la que platicaste que le estaban dando por dos lados).

No. Yo soy toda una damita, me gusta ser consentida en la cama, que me traten rico para también yo poder consentir igual. Me gusta el sexo, y me gusta cuando mi pareja se pone intensa, sabe tratarme y me toma apasionadamente, incluso me gusta experimentar cierto tipo de cosas, como un trío mujer-hombre-mujer, pero tanto como ser penetrada como “pollito rostizado” pues no, mi onda es más tipo GFE (girlfriend experience) y aunque me gustaría ser más versátil (pues cobraría más caro, ja, ja, ja), la neta es que a cosas más subidas de tono, paso sin ver.

¿Crees que tu prima le entre al negocio (la que mencione antes)?

No lo creo, pues financieramente no lo necesita, pero es muy, muy morbosa, así que no dudo que nomás por seguirnos la corriente o por ver que se siente, un día de estos se anime a cobrar por lo que siempre ha hecho de a grapa. Es una chava muy chula y, sin duda, la más putita de la familia, realmente le encanta el camote, diría yo que es adicta.

¿Cuando vienes para Monterrey?

Hace años que no visito Monterrey y, aunque es una ciudad que me encanta porque es enorme, muy impresionante y llena de gente chingona, la neta es que no tengo planes de ir para allá. Siempre me he desenvuelto trabajando en una sola ciudad: Chilangolandia, moverme a otra significaría gastos que no tengo con qué sufragar.

¿Lees todo lo que se escribe aquí o alguien te sube o actualiza las crónicas?

Leo todo lo que aquí se escribe, aunque no siempre (o más bien casi nunca) tengo chance de contestarlo. Traté al principio, pero casi vivía para eso y ni así.

¿Por qué no vuelves a poner la crónica de mosquito?

Búscala en el Foro de sexyservidoras.com.mx

¿El servicio escort tiene que ser con final feliz? ¿Hay descuento sino lo hay?

Bueno, eso es lo deseable. Nada mejor que un servicio con al menos dos finales felices, el del cliente y el mío, la bronca es que hay quienes por más que se esfuerzan, tienen algún problema (físico o psicológico) que les inhibe el orgasmo y se quedan con las ganas. Hay a los que no se les para, los que están ebrios, los que son anorgásmico, en fin, un sinfín de casos. Claro, eso le pasa a uno de cada cien, más o menos. No hay descuento por eso, pues en cualquier caso, el servicio está dado.

¿Has hecho algún descuento de algún servicio, porque simplemente te la pasaste muy bien, y no fue otro cliente soso caliente?

No. Nunca un cliente es otro soso cliente, cada persona que decide pagarte una buena lana por estar un rato haciéndote el amor, tiene algo de especial y de chido y yo, como política empresarial, me obligo a pasármela bien, a ver el lado positivo, pero siempre con el fin de disfrutar el rato y, con eso, de que quien paga disfrute más. Por ello en todos los casos trato de pasármela lo mejor posible, así que no hay por qué hacer descuentos. Sí he tenido promociones o descuentos, en los que cobro menos, hasta $1,800.00 he llegado a cobrar (muy por debajo del promedio de mis compañebrias), pero no ha sido, sino para darme el chance de conocer más gente.

¿La tarifa de tu servicio es por hora o por encuentro? es decir, si por ejemplo, cobras, 5000 pesos ¿Eso incluye que puedo llevarte a comer, bailar, cenar, "brincar en la cama", y desayunar, o solo incluye una actividad o un porcentaje de una actividad?

Es por hora y en función del tiempo que quieras contratarme, va disminuyendo el costo por hora. En el tiempo que me pagues podemos hacer lo que quieras (dentro del límite de mis servicios -no anal, todo con condón, etc-), desde visitar a tu abuelita en el hospital, ir a bailar o coger como conejos, es tu tiempo y tu dinero y yo soy persona dispuesta.

¿Cuál ha sido tu mejor experiencia no sexual, con un cliente? (Una frase haya dicho que te haya gustado, una cena, algo que haya hecho, precuchiplancheo o postcuchiplancheo)

La mejor experiencia no sexual con un cliente siempre es cuando me pagan, yumi, yumi ¡qué rico!

¿Cuando se operan los senos siguen siendo igual de sensibles que antes? A lo mejor depende del tipo de operación, porque circula el rumor que la que se nota menos deja a los pezones duros e insensibles como una roca.
Mis senos son tan sensibles, que lloran cuando ven películas románticas. Ja, ja, ja. Bueno, mi cirugía justamente es de las de incisión en el pezón, es una incisión muy pequeña, con una cicatriz tan sutil que parece parte de la anatomía del pezón. No se endurecen (más que cuando hace frío, como a cualquiera) y sólo se nota, si te pones a buscarla. Sigo sintiendo y muy rico en mis pezones. Te invito a tocarlos cuando regrese a chambear, para que lo compruebes con tus propios ojos (o con tus propios labios).

Según tu experiencia, en promedio, ¿cuál es el tamaño del pene del mexicano?

En promedio, entre doce y quince centímetros.

¿Como pa’ cuándo será el día en que retornes de vacaciones?

Híjole, la pregunta del millón. No tengo un día previsto, es algo que el tiempo y el ánimo dirán. Ya comienzo a aburrirme de la inactividad, no sé, igual puede ser el mes que entra (y entra mañana), o puede que sea en diciembre, no lo sé. Lo que espero es que algún día suceda, je, je, je.

¿Cómo defines a un hombre bueno en la cama y a un hombre malo en la cama? Con pelos y señales.

Caray, pues con pelos y señales no s un hombre, es un oso atropellado en la carretera. Un hombre bueno en la cama es el que te regala orgasmos. Se preocupa por disfrutar él, pero también se ocupa porque yo disfrute. Me pregunta, sigue mis señales, mis movimientos, mis gemidos. Es creativo y cariñoso, ah claro y me da un masaje de cuerpo entero. Un hombre malo en la cama, sólo la usa pa’ dormir y pedorrarse viendo la tele.

Chis... meando ¿Pleonasmo?


EL CHISMOGRAFO VA, CON LAS SIGUIENTES PREGUNTAS, QUE IRÉ CONTESTANDO... ¿QUIÉN DA MÁS?



¿Cuál es la parte del cuerpo de un hombre que más te llama la atención?

¿Cuál es tu juguete sexual favorito para usar en pareja?

¿Qué tan cierto es lo del tamaño no importa?

¿Que sorpresas te has llevado en cuanto a dimensiones? (Tanto en los pequeños como en los grandes).

¿Alguna ocasión que te ha tocado fungir como pareja de alguien que te hayan presentado a la familia?

Una chica profesional del sexo con la cual me iba súper bien, de buenas a primeras me dijo que ya no quería atenderme, solo aceptaba que la visitara sin sexo (sólo para platicar). Siempre me ha quedado la duda de por qué, ya que repito la pasábamos súper. Como profesional ¿Qué opinas Fernanda ?

¿Qué es lo que más odias en un varón? Mejor dicho, si no te enamoras de un cliente ¿Los has llegado a odiar?

Como género ¿Crees que los hombres son todos unos cerdos o algunos si y otros no?

¿Cuál es la posición en la que te gusta más hacer el amor?

¿Cuánto es el tiempo en promedio que necesitas para tener un orgasmo?

¿Te gusta que tus clientes te hagan sexo oral?

¿Cuál ha sido el cliente más joven que has atendido?

¿Le tuviste que dar unas lecciones en los artes sexuales?

¿Qué es lo mas cursi que un cliente te ha hecho/dicho en un servicio?

¿En este momento estas enamorada?

¿Cómo te ligó el susodicho?

¿Ya hablaron de abandonar el oficio?


¿El tamaño importa? (otra vez)

¿Has tenido clientes gorditos? (De esos que se la tienen que imaginar porque no alcanzan a verla)

¿Qué tipo de hombre disfrutas más?

¿A algún cliente lo has dejado ir sin pagar?

¿Alguna vez has sentido celos, de alguna de tus colegas? Si es así, ¿por qué?

¿Has sufrido por el desamor de un hombre?

¿Es exactamente lo mismo coger o tener sexo con alguien a quien no amas que hacerlo con alguien a quien amas? Según tus palabras expertas ¿En que radica esa sutil diferencia?

----o----

¿Ahora que regreses podas hacer un paquete de atención junto con tu prima?

¿Podremos tener a las primitas Luna juntas, teniendo acción al mismísimo tiempo?

¿Qué tan cierto es que las escorts se practican regularmente exámenes sanitarios?

¿Cómo lidias con los padrotes?

¿Cuánto es lo mas que ha pagado un cliente por tus servicios o sea si alguien ha pagado por tener tu compañía mas de un par de días completos?

Si el condón se llega a romper ¿Te puedes embarazar por el contacto con el semen?

Como el condón sólo cubre el pene deja expuestos los testículos al contacto con la vulva o la parte baja de la vagina, provocando la posible transmisión de ladillas, en caso de que el cliente no sea muy higiénico. ¿No te causa temor lo de las ladillas?

Aparte de usar el condón ¿tienes algún método alterno para no quedar embarazada?

¿Cuántas veces te masturbas a la semana?

¿Te masturbas sólo con los dedos o tienes algún juguete que te ayude?

Cuando das un servicio ¿Es sólo sexo-trabajo o también lo disfrutas?

¿Porque no nos pones una foto actual de como estas ahora, en tu periodo de relax?

Tengo las fotos que publicas en tu blog, pero sé que existen otras ¿Donde encuentro las fotos que me faltan?

¿Te has tomado alguna vez fotos o videograbado teniendo sexo con alguien? (Sea cliente o novio o cuate)

¿Por qué le tienes miedo a enamorarte?

Si te toparas con un tipo que te pidiera ser su amante a cambio de mantenerte y que dejaras tu profesión ¿aceptarías?

Qué mal pedo...


Al parecer, hoy se murieron Michael Jackson y Farrah Fawcett. Eran dos personas jovenes, con vidas plenas, controversias, méritos y errores.

Este tipo de cosas, te guste o no, más allá de los escándalos de pedofilia (imperdonables) y demás cosas, te hacen pensar en lo frágil que es la vida...
Hay que disfrutar cada minuto.

¡Llame ya!

Chismografo


Hace mucho que terminé la escuela y me cae que no me quedé clavada en esa época dorada, pero aun así, la edad no le quita lo divertido a los chismógrafos, así que va, le entré al juego de alguien que en ciertos lares invitó a que las pudorosas chicas trabajadoras talón respondiéramos a las siguientes preguntas:

¿Cómo logran hacerlo cuando el tipo es más feo que mi perro?

Bueno, para responder a esta tendría que conocer a tú perro. Hay perritos que son un amor. Ahora que si de plano el caballero en cuestión está para sacarle un pedo a Elba Esther Gordillo, pues: Si no es posible apagar la luz, se vale cerrar los ojos. Ja, ja, ja. No. Hablando en netas, una no puede fijarse en eso o actuar en función a la belleza del cliente, si así lo haces, te equivocaste de chamba. Lo primero que hay que hacer cuando decides trabajar en esto y cobrar bien, es borrar de tu vocabulario la palabra “feo”.


¿Cómo logras hacerlo cuando el tipo apesta?

Bueno, de entrada no “lo hago” con la nariz, así que pues se hace lo que tiene que hacerse: se quita una los chones, separa las piernitas y bueno… ¿Qué se le va a hacer? pues a aguantar la respiración. Cómo dicen otras chicas, creo que lo mejor que puede una hacer en los casos en que el romance mercenario es con Pepe Le Puh, es invitarlo discretamente y sin ofender a tomar una ducha. Como si fuera parte del juego.

Cuando sí te dan en la madre es cuando el muerto lo traen en la trompa, aunque siempre puedes cargar una cajita de clorets o pastillitas y ofrecerle en caso de que el comedido cliente tenga aliento a funeraria. Otra opción es hacerlo de a perrito o en cualquier otra posición en la que no tengas que mirarlo de frente, eso sí, de besitos ni hablar.

He de admitir que aún cuando al cliente le apesta la buchaca una trabaja, pero siempre es recomendable la higiene en estos casos. Caballeros: Si han de gastar varios miles en tirarse a una chava ¿qué son otros treinta pesos en pasta y cepillo? Créanme que a un cliente que huele bien, se le atiende mejor.

¿Cuál ha sido su mejor experiencia? (Claro no conmigo)

Cobrar por una hora de trabajo, lo que un 70 por ciento de la población cobra al mes. Decía una tía que las mujeres que andan en malos pasos terminan de putas baratas, pero para no terminar así, yo mejor cobro caro. Ja, ja, ja ¿Mi mejor experiencia con un cliente? Mhhhhh no sé…. ¿Balmuuuuuung? ¿Estás allí? (Yumi, yumi).

¿Para ti qué es ser diva?

Según sé, una diva es una cantante de renombre que se caracteriza por tener una voz excepcional, aunque actualmente el término ha perdido buena parte de su significado original, pues se aplica a cualquier persona, hombre o mujer, con egos desproporcionados y desplantes de soberbia.

¿Te has enamorado de un cliente, sin ofender, claro?

No, de todos los clientes de los que me he enamorado, ha sido ofendiéndolos. Ja, ja, ja. No es cierto, hasta la fecha no me he enamorado de alguien que haya conocido trabajando. Tengo relaciones de amistad muy sólida con algunas personas que conocí como clientes, pero nunca uno se ha convertido en mi novio ni nada parecido. Ahora que una de las cosas que mejor he aprendido en la vida es a jamás decir: “De esta agua no he de beber”, mientras el corazón siga latiendo, siempre habrá chance de que alguien entre en él.

¿Cómo te consideras en un servicio: niña, sexy o perrota?

Niña

¿Qué te llevó a escoger tus fotos para divas?

Híjole, pues cuando me anunciaba en Divas, mandé las que tenía a la mano (o en la computadora). No las escogí, más bien eran las únicas que tenía. Las primeras fotos con las que me anuncié en Internet me las tomé en Temixco, con Paty, la exdueña de Sexyservidoras (q.e.p.d) Ya después me saqué sesiones con algunos fotógrafos profesionales (no las de la playa, claro) y las fui cambiando.

¿Lo más idiota o propuesto un cliente en tu servicio?

Dirán que es broma, pero una vez un tipo me llamó y trató de convencerme de que me pagaría mucha lana por que cogiera con su dalmata ¡No mamen! Pero aún así, coincido absolutamente con otras chicas. Se escucha de todo en este negocio, cualquier tipo de propuestas, pero lo más idiota que puede un cliente pedirte es que tengas relaciones con él sin protección. Lo increíble es que, aún así, hay quienes lo solicitan. (Por cierto, para los de lento aprendizaje, no cojí con el dálmata ja, ja, ja)

¿Cuál ha sido tu peor servicio?

Mh, pues tengo un muy mal recuerdo de un tipejo al que atendí. Estaba muy borracho y no se le paraba. Se puso muy agresivo, pero lo mandé al diablo y lo dejé con las ganas. De todos modos no podía ni mantenerse despierto.



HAGAMOS MÁS GRANDE ESTE CHISMOGRAFO, ESPERO SUS PREGUNTAS...
P.D. POR CIERTO, UNA DISCULPA, PERO HOY TAMPOCO PODRÉ ENTRAR AL CHAT :(

Oops! I did it again

¡Caramba! Volví a hacerlo. Nomás celebramos las 800 mil visitas y me tomo una semanita sin venir a atender el changarro o, al menos, a regar las florecitas ¡Soy una irresponsable de lo pior! Lo bueno es que no hubo ataque masivo de anónimos hostiles de esos que hay que calmar con agua a presión y una de esas camisitas de manga larga onda "me quiero mucho" que reparten en la casa de la risa.

Bueno, pero como dice el Gobernator, I'm back. Me sirvieron mucho sus sabios consejos para darle una revisada al tono de la columna, pero a veces los consejos y las ideas son rebasadas por la realidad, últimamente me han pasado cosas muy cotorras que serán contadas, justamente en la columna. Sorpresas chidas, entre otras cosas, ahora sí, secretos, ocurrencias, atrevimientos y primas cooperativas y ponedoras... En fin... lo importante era pasar y no dejar de dar las gracias por los comentarios. Bueno, pero por lo demás, cómo diría la Britney: Oops! I did it again.


Intervención urgente, subiendo la tempreatura

Una consulta a los amigos (y anónimos que no tiren mala leche).

Ultimamente en el periódico he escrito con franqueza las anécdotas de mi vida. Obvio unas más, otras menos picantes, pero todas en la onda llanamente de cómo es mi vida. Creo que es hora de ponerle un poquito más de pimienta y chilito a las crónicas en le periódico y me gustaría mucho, sobre todo a quienes (chicos y chicas) leen Crónicas desde mi cama en su versión impresa, que me regalen su opinión y recomendaciones ¿Qué les gustaría leer? ¿Qué temas les parecen interesantes, cachondos, divertidos?

Pongo un ejemplo ( sirva de comercial para el ejemplar del jueves) con un pequeño fragmento de lo que se publicará pasado mañana ya con un tono algunas rayitas más coloradas que antes. ¿Va bien? Espero recomendaciones.

A los pocos segundos, y sin que la nena opusiera la menor resistencia, las caricias se volvieron besos y las manos que se agasajaban en sus muslos terminan quitándole los chones. En un santiamén el suertudo tiene en sus labios las jóvenes pero bien vulcanizadas tetas de la actriz (Tiene ricos los pezones). Él se las come con tanto entusiasmo, que parece decidido a volver a criarse en ellas. Unos minutos después la morrita se arrodilla y, como si quisiera encontrar el fondo de sus anginas, engulle el enorme miembro del actor (que, por cierto, está guapetón y la tiene muy bonita). Entre toma y toma la chavita ve a la cámara con mirada traviesa y los ojitos llorosos, como retando a quien esté viéndola comerse tremendo pito. Da lengüetazos en los testículos, se lo mordizquea como si fuera un elotito tierno y luego vuelve a metérselo completo a los labios. La cámara se mantiene fija por un rato en el movimiento frenético del pescuezo de la muchacha, que clava sus uñas en los glúteos del complacido galán. De rodillas, a ella se le ve un cuerpazo, puras curvas bien trazadas, nalgas jóvenes y redonditas, ni un gramo de grasa en el abdomen y sus pechos dando brincos.

¡OCHOCIENTAS!


Star Trek


Crecí sabiendo que alguna vez, en una época que no era la mía, había existido una serie que se llamó “Viaje a las estrellas”, en la que un grupo de personas en pijamas rojas y azules cruzaban el espacio. Nunca vi la serie en la televisión ni siquiera en alguna repetición. No me llamaba la atención, pero creo, casi como efecto del conocimiento subconsciente de la cultura pop de nuestra era, haber visto escenas, sobre todo porque sé haber visto antes a Leonard Nimoy, el tipito narizón, con cara de nerd y orejas puntiagudas que saludaba haciendo una V con sus (índice y medio)-(anular y meñique). Un rollo ñoñísimo. Por su nombre, las pijamas y las orejas, era obvio que se trataba de viajes interplatanarios, pero no me consta porque en realidad nunca vi un solo capítulo de la serie.

¿Por qué entonces vi la película? Igual porque no había nada más que ver. En principio, fue un sacón de onda ver que la película arranca con la aparición de la Mara-Salvatrucha intergaláctica, pero poco a poco la historia te va ganando y, resulta una chida película del espacio. Supongo que para los fans de la serie, si es que en México la serie tiene fans (lo más probable es que sí, pero yo no sé), será de lo más emocionante ver al propio Leonard Nimoy, ya más viejo que Matusalén, en su personaje de Señor Spock. En fin.