La Alberca

BUENO... NO SUBO CON REGULARIDAD LO QUE PUBLICO EN EL PERIÓDICO PORQUE ES PARTE DEL TRATO CON EL PERIÓDICO, PERO DE VEZ EN CUANDO -COMO HOY- ME PUEDO DAR EL LUJO DE HACER SUBIR ACÁ UNA QUE OTRA. ASÍ QUE, AGRADECIENDO TODOS SUS COMENTARIOS Y PARA QUIENES QUERIENDO NO PUDIERON LEER LA ALBERCA, POS ACÁ VA (PERO CÓMPREN LA DEL JUEVES, QUE SIGO EN LA ONDA FANTASMAGORICA):
.
La Alberca
.
Lo conocí hace muchos años -me dijo ella- cuando mi piel era nueva y todo lo que hoy comienza a colgarse, apenas crecía, redondo y firme. Nací en un pueblo en Guanajuato que se llama Valle de Santiago, es un lugar pequeño y bonito, cuya virtud y defecto es que nunca pasa nada. Yo era guapa, o al menos tenía pegue. Para mi edad, estaba muy desarrollada -me dice curvando las manos sobre sus tetas-. Cuando las de mi generación apenas tenían pellizquitos de cada lado, ya mi suéter lo adornaban dos firmes protuberancias.

Él pasaba por Valle en viaje rumbo al norte, que interrumpió cuando me conoció. Nos enamoramos como los adolescentes que éramos. Nos vimos en la Alberca, una hermosa laguna formada en el cráter de un volcán extinto donde los vallenses pasábamos los ratos libres. Hoy está seca y es un hoyo terregoso, pero entonces era bellísima.

Él vino con un amigo muy tímido que no me quería nada. En las tardes, cuando paseábamos, su amigo prefería quedarse en el hotel. La noche antes de que se fueran, me llevó a la Alberca. Nos sentamos en una de las mesas de piedra que servían para comer carnes y truchas asadas y que convertimos en la cama donde le obsequié mi virginidad. No pude evitarlo, ni cuenta me di cuando sus besos llegaron a mis senos, ni como éstos salieron de la blusa y quedaron expuestos al blanco de la luna. Recuerdo, como si lo sintiera, que goteaba cuando sus manos levantaron mi falda y sujetaron mis muslos temblorosos. Abrí las piernas, como quien invita a alguien a su casa.

Desde entonces, cuando pienso en sexo o me masturbo, me basta con cerrar los ojos para ser una adolescente penetrada a media luz por un joven hermoso. Sentir sus manos en mi cintura, mis nalgas clavadas en la losa fría, sus labios ansiosos e inexpertos en mi cuello o en mis pezones, sus ojos cerrados, su sonrisa, su gemido terminal, su cabello negro balanceándose sobre su frente con un hilito de luz plateada. Cuando me la sacó nos lo prometimos todo. Él vendría cada semana, en su momento, yo me iría a estudiar a la Ciudad de México y estaríamos juntos siempre.

No volvió, sin embargo nunca lo olvidé. Hay amores así, que viven para siempre aunque hayan durado tan poco. Después de él, otros hombres pasaron por mi cama, me vine a vivir a México e hice mi vida, pero no volví a enamorarme. Desde entonces, cada año en esa fecha vuelvo a la Alberca y cuando la noche cierra revivo con las manos aquel orgasmo memorable. Así pasaron 20 años.

Esa noche igual que las 19 anteriores, me masturbé a la luz de la luna y sobre la misma mesa. Estaba cansada y comenzaba a sentirme vieja. Decidí que no volvería allí ni lo extrañaría más. Trataría de olvidarlo y, si aun podía, de enamorarme de otro. En ese momento vi que, entre la maleza, alguien me observaba.

Increíblemente era él. También los años le habían cobrado factura, pero algo había que lo hacía idéntico al muchacho que veinte años antes había abierto entre mis piernas un camino sin regreso. Sorprendentemente hablamos sin reproches. Sin preguntas ni averiguaciones, me tomó de la mano y caminamos alrededor del socavón que otrora fuera una hermosa laguna. Hablamos, reímos, nos besamos. De pronto, nos detuvimos frente a la mesa de piedra donde hacía una vida cogimos como sólo dos adolescentes pueden y, con el mismo temblor en los labios, me besó y levantó mi falda, hurgó bajo mi blusa y estremeció mi ombligo. Sentí en la sienes una presión maravillosa, como el toque de un ángel y luego un terremoto que separó mis piernas y recibió un vaivén inundándolo con los jugos del deseo. Hicimos el amor por varias horas, lo viví y lo experimenté todo esa noche. Sexo maduro, preciso, agitado. ¡Sublime!

Cuando terminamos, me miró fijamente y me prometió que nunca más volvería a verme. Me besó la frente cuando sonreí y cerré los ojos. Realmente no quería volver a verlo, sin lugar a dudas sentí que ese ciclo se había cerrado y volví a México sin siquiera preguntarle qué haría él.

Una semana después, por esas casualidades que sólo el destino entiende, me encontré al amigo aquel con quien él había ido a Valle. Nos reconocimos y, envalentonada por la coincidencia, le dije que recién había visto a su viejo amigo. Empalideció y, con la voz cortada, me lo contó todo. Al fin supe que el amor de mi adolescencia había muerto en la carretera la mañana siguiente a la noche en que hacía veinte años hicimos el amor.

Una buena historia a propósito de estos días en que se celebra lo frágil que es la vida.

Muchos besos

23 porras y 2 mentadas:

porfirio dijo...

¡Qué bien! Tu relato, Fernanda, es de la mejor tradición erótica. ¡Gracias!

Anónimo dijo...

Es un muy buen cuento, excelentemente narrado e hilvanado. Cogió y se murió al día siguiente, y la mujer cerró un ciclo. ¿Dónde aprendiste a escribir tan bien? Una vida de tanta vivencia erótica como la tuya y una pluma así, son un verdadero lujo...

Lilith, la Eternamente Libre... dijo...

Hola gracias por subir el cuento, la verdad ignora a los criticones, a mi me gusto,y me gusto porque aunque es cierto que el tema ya ha sido abordado por otros autores, es visto por ojos femeninos, tambien me gusto porque se sale del tipo de cronicas que haces (no porque sean malas) cronicas que van a un publico en especial, y este cuento es bueno porque rompe con el estereotipo de relato cachondo popular, ademas de ser muy romantico, algunos le encontraron fallas, pero en si el cuento es un genero dificil, no es tan facil como parece, en lo personal me gusto, podrias extenderlo mas, afinarlo y escribirlo en tu blog, es bueno, no manches ademas mientras lo leia estaba escuchando a ENYA , super romantico el asunto. un beso, y saludos.

Lilith, la Eternamente Libre... dijo...

Por cierto no me pude resistir, algunos estan diciendo que es un fusil, de otros cuentos o relatos, pero en realidad, el hacer el amor con seres del inframundo es en si un mito muy antiguo, en las leyendas de ISIS Y OSIRIS, VENUS Y ADONIS, INANNA Y DUMUZI, se puede ver cierta analogia con el sexo y el inframundo.

Craneo Rojo dijo...

Me gusto. . .
No se si se parece a otros cuentos o no, pero me parece que ya dejaste atras al monton.
Por que no exploras un poco mas esa parte? quien quita y en una de esas hasta una novela . . .

Felicidades

Fly dijo...

Muy buena historia, pero no es sólo eso, la narración me parece fresca, es fácil de leer y de revivir, es el estilo de Fernanda.

Como alguien indicó antes, ya se adivinaba el final, pero eso no importa, no es una novela detectivesca en donde el objetivo es averigüar algo, el chiste es disfrutar la lectura, el camino aunque el destino se conozca.

Anónimo dijo...

Hola Fer.


Bueno para que te digo toda la historia desde hace tanto tiempo que tengo de leer, primero por curiosidad, un tanto de morbo y ahora después de leer este relato te digo que te sigo leyendo por puro gusto.

A pesar de lo que algunos pudieran pensar que tu no eres la que escribe yo he visto que has crecido a lo largo de este tiempo hasta lograr lo que ahora se lee


Saludos desde monterrey y muchas felicidades

edy dijo...

Gracias por subir a tu blog el cuento, Fer. Lo lei de un tirón, y me gustó. No hagas caso a los críticos. Es tu estilo, es tu forma de narrar, es tu cuento. Siempre he creido que todo relato tiene como propósito capturar al lector. Sí lo consigue, perfecto. Y "La alberca" me recontracapturó. Felicitaciones.

juan pablo dijo...

excelente sin duda!!!!!1

KAOS dijo...

Ouch!!..

Lilith, la pedrada cayó fuerte y seca... pero aún así no dejaré de postear mi opinión(a menos que Fer lo solicite).

Fer... tu sabes que las críticas no son con el afán de "echarte tierra", son la simple perspectiva de un lector.

Muchas veces he aplaudido tus letras... pero eso no quiere decir que siempre "tenga" que hacerlo.

Al final, esto es un foro!... y para eso son los foros, para expresar opiniones y leer las de los demás..

Un abrazo

KAOS

roberto dijo...

fernanda te amo soy una persona poco preparada , tengo poco tiempo de leerte desde la primera vez me enamore de ti , de tu fisico tambien de tu hermosa sonrrisa de tus expresiones, pero el relato del martes 04 y jueves 06 de noviembre me paresen pesimos sin ningun interes y credivilidad supongo por que no son siertos. no es lo tuyo presiosa niña sin embargo tus relatos reales y si no so reales tendrias mayor merito de tus experiensias son fabulosos. quisiera ser una experiencia real de tus fantasias tengo un problema soy mas pinche pobre que un artista boemio pero espero algun dia me escribas adios amor. espero seas las de las fotos

Anónimo dijo...

Si quieres una crítica real, va y aguántala:
La primera frase es buena, pero lo que sigue... OMG, frases hechas, nada nuevo en una historia vieja.
Recuerda: No hay buenas y malas historias, hay buenas y malas formas de contarlas.
Esta es común, predecible, intrascendente. Tratas de darle valor con la descripción del acto, pero también falla. No hay emociones, simples descripciones y por ahí una sensación perdida entre tanta coma. hasta parece Manual. Luego matas un tono que pretende ser "sensual" con frases como "cuando me la sacó nos prometimos todo".
Ahora lo bueno. Tienes formas de cerrar algunas frases que me gustan, como donde dices "cuando mi piel era nueva y todo lo que hoy comienza a colgarse, apenas crecía, redondo y firme" o la de "Abrí las piernas, como quien invita a alguien a su casa".
En fin, es una crítica rápida a un texto que, imagino, también fue un rapidín.

Saludos desde la Ciudad de las Montañas.

porfirio dijo...

Lo que dice anónimo está bien, es centrado y objetivo, y por eso mismo, útil, me imagino, si quieres seguir escribiendo. Pero este foro no es un taller de creación literaria ni creo que tú pretendas pulir tus textos con los comentarios que te hacemos. Si lo expones en el periódico, si lo publicas en tu página, es para que los lectores nos deleitemos con tus relatos.

A mí me parece bien que busques usar recursos de la literatura para escribir tus relatos. A mí me funcionó bastante bien el tuyo. Me prendió. De ninguna manera pensé en comparar tu texto con otras obras literarias, ni que por eso tu relato tuviera tal o cual falla: más bien creo que se inscribe en una tradición erótica, es decir, en una forma de amar a través de las palabras. Si esa forma es estética y muchos se identifican qué bien, pero no tiene que basarse en un modelo, un canon. Si sólo sirve para que un lector sienta placer, está perfecto. Hay lectores para todo.

Digo, sería genial verte presentar tu libro en Bellas Artes y que Carlos Monsiváis te firme el prólogo y que Carlos Fuentes y José Luis Cuevas te feliciten en público y que los gurús de los suplementos culturales y de las editoriales se peleen tus textos. Sería una cachetada a la doble moral pública de este país. Pero entiendo que en México la literatura erótica plena, de los eecritores de hoy, provocativa, sin tapujos ni convenciones de "buena moral" sigue siendo marginada.

Si me equivoco, dímelo, pero ese camino es tuyo, nomás tuyo, personal. Tú sabrás cuándo y dónde publicarás tu primer libro, y de qué aspiraciones, ¿no? Digo, muchos escritores se ofrecerán, verás, a ayudarte. Lo que sí creo es que hay lectores para todo. Yo soy uno tuyo.

JAGUAR dijo...

Simplemente woooooo1!!!! exelente cuento, exelente narracion, nos hace recrear todos y cada uno de los esenarios, muy erotico, muy cachondo.
felicidades

edder dijo...

Wow es el mejjor relato de misterio y amor q jamas hubiese leido te felicito fer..
tu eterno enamorado...

Fly dijo...

Que bue comentario el de Profirio, y comparto sus opiniones. También soy un lector al que casi siempre le agradan tus relatos.

Alfredo dijo...

Esta historia eta a todas margaritas, gracias Fer.

Fernando dijo...

Fer, este cuento ha sido maravilloso como todo lo que escribes. Sigue deleitándonos la pupila con tu belleza y alimentandonos el alma con tus historias.

Un beso!

Anónimo dijo...

Fernanda. No importa si es la primera vez que te leo o si soy un adicto a tu palida tinta, sin duda tu te puedes dar el lujo de escribir relatos ásí, que mas da si alguien ya habia pensado algo así, en lo personal me gusto, es sensible a primera vista y sin duda transmite sentimientos y emociónes, me encantan tus ideas. no escatimes, libera tu creatividad dad dad dad.

incitatüs dijo...

Creo que si quisiera leer una obra literaria, no buscaría en el periodico o en un blog, sinceramente.

Sin enbargo, como la mayoría de nosotros, entré y disfruté tu historia. No soy crítico y también soy pobre y jodido como un artista bohemio, pero creo que sé prefectamente la finalidad de cada cosas que escribes.

O sea, me gustó.

Un saludo.

Zorra Cachorra dijo...

Me encanta la idea de retomar un amor de la juventud en la madurez, como dices: "Sexo maduro, preciso, agitado. ¡Sublime!" Así es el sexo que disfruto actualmente...

marielle dijo...

hola fernanda, con cierta regularidad te leo y me gustó tu relato y sabes que? me hizo llorar

Luis Reims dijo...

Aquí hay entradas de todo tipo, desde el pobre naco pobre, que en ti solo ve un sexo, que no le alcanza para un diccionario, ni para estar contigo, y que se quedará masturbándose con tu video, contaminando tu blog, hasta el del conocedor de la industria editorial.

En lo personal considero que tus dotes de escritura son notables; tienes un enfoque muy, muy particular, una frescura, una inteligencia aguda, y un sarcasmo editorial que te pueden abrir muchas puertas, incluso tienes el potencial de crear un nuevo género. Sigue tu sueño y explota tus talentos. Aprende de las críticas constructivas, y aventúrate a un libro, vas a ser famosa.

No dejes de publicar tus aportaciones al periodico, o dinos en que portal las podemos encontrar.